29 de septiembre de 2008

Doble exposición

La noche
acaba de vomitar
al sueño elidido

Y despertás
debajo de aquellas vigas
sonrientes de fisuras cromadas

Que gotean
aromas clorhídricos
mientras la luz se enciende
para revelar
los contornos de una lluvia impúdica

------------------

Una vez, hace años
te dormiste con esa sensación
(la de aquel líquido caliente
corriendo entre tus omóplatos)

Nunca supiste por qué
hasta este momento
en el que la luz se enciende
para revelar
los contornos del brillante bostezo escarlata
que se ha posado en tu nuca.

6 comentarios:

Javier Martínez Ramacciotti dijo...

Hay algo en este poema que voy a tomar como indicador sinecdòtico de tu poesìa en general.

A ver:
"fenomenologisemos":
termino de leer, y necesariamente levanto la cabeza para recomenzar; no sè de què estàs hablando. Eso no importa, el tema es una excusa, me digo.
Pero, agrego, los versos insisten en algo, y ese algo no es el propio significante, con lo cual la falta de referencia estarìa justificada por la preeminencia del enroscamiento del lenguaje en sì mismo.
Entonces, ¿què experiencia vibra no-referencialemte aquì?
Elijo quedarme con un sintagma "bostezo escarlata"(que asimilo a un beso dejado en la piel por unos labios con rouge), y de ahì interpretar el resto del cuerpo poètico como una escena nocturna-amorosa tatuada en abundante simbolos linguisticos. Tantos, que la velan. Y la secundarizan.
¿es eso un defecto?, pregunto. No, es una estètica. No la mia, agrego.
La proliferaciòn simbólica-adjetiva permite la licencia imaginativa del lector, y eso es un mèrito. Pero, esa misma sobre-abundancia posibilita la huida hermeneutica hacia la nada; y eso para mi es una falta. El poema de algùn modo tiene que anclar al lector, porque si es una voz es una interpelaciòn y en tanto que tal, una orden. Liviana, transgredible, lo que se quiera, pero un señalamiento.

Nati, insisto, no es una teorìa. Es fenomenologìa de la lectura, de MI lectura. Y lo peor, hablando a su vez como lector/alumnos de letras/ y escritor. Por ello quizà el estilo esquizo.
Sin contar que son las 4:00 am, dos litros de mate, y recièn finalizado un libro muy largo.

Javier Martínez Ramacciotti dijo...

Ah, viva Liniers!
Muerte a Salas!

(disyuntiva exclusiva aprendida de la retòrica peronista)

Petra von Feuer dijo...

Voy a tomar tu propio discurso para apuntarlo hacia vos mismo. No pensé al "bostezo escarlata" como un beso, ni al poema en general como una escena amorosa. Y éso es lo que me gusta lograr*: como vos mismo lo dijiste, darle el mayor margen de licencia imaginativa al lector. ¿Anclar al lector? ¿Interpelación? ¿Orden? No, gracias, no me gusta encarcelar a nadie.

*Nótese que dice "gusta lograr" y no "busco lograr", quizás te sirva saber que cuando escribo no "busco" nada más que una catarsis expresiva.

Petra von Feuer dijo...

Ahora, el otro asunto...

Vamos a seguir dicotomizando, ya que estamos...

Sala es cerveza, Liniers es Gancia.
Sala es asado, Liniers es sushi.
Sala es "El gran Lebowski", Liniers es "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos".
Sala es Imparciales, Liniers es Virginia Slims.

En resumen, Sala es humor con actitud. Liniers, simplemente, es "humor" para putos.

Demon/Cleaner dijo...

Also Sprach Petra...

GradoCero dijo...

"Quizás te sirva saber que cuando escribo no "busco" nada más que una catarsis expresiva"

Te aplaudo por esto. Me parece tán válida la catarsis expresiva como la interpelación poética, por qué siempre se tiende a jerarquizar; y te aplaudo por más:este poema, que como los demás fluyen de enegía y sangre, y además por "Cosecha" que demuestra que en prosa también escribís deslizándote.