2 de octubre de 2008

Té de pepino

No te caigas

Abandoná esa esquina
la de la paranoia
de semáforos mojados

Pegale una patada al motor
y dejate de joder de una vez
¿querés?

Pero, hagas lo que hagas
no te caigas
por favor

2 comentarios:

Javier Martínez Ramacciotti dijo...

1_ ¿Té de pepino? Me lo imagino, saboreo mi fantasía, y aún así no puedo, no puedo sacarle el gusto. habrá que hacerlo real. Performatividad de la poesía.

2_ Existe una canción de una grupo chileno- Los Tres- que luego reversiona Café Tacuba, que en una parte aconseja "Déjate caer" Esto sería como el contrapunto. No me decido con cual quedarme.

3_ La paranoia como una esquina-como un punto de mira y un territorio- y como semaforo mojado, es una imagen hiper-sugerente, y "sencilla". I like it!

4_ Las preguntas en la poesía, máxime cuando son cuasi-retóricas, me producen un estancamiento al fluido verbal. No sé de que sirve esto. Es más como una confesión. ¿Cuantos "ave maria" debo rezar?

5_.........(el silencio como epílogo, muy beckettiano. A mi me gusta la verborragia.)

Nydia Pando. dijo...

Que no se caiga.