23 de enero de 2012

Zombieland

Latidos en la espalda.
La milésima parte de una gota que descansa
entre los dientes de alguien que no conozco

En ese lugar (sé muy bien dónde)
germina un nido, siento su humedad
ondeando entre las luces celestiales

Mientras, vigilo las escalinatas del museo,
y llueven
cataratas liliputienses
que duermen su brillo opaco
sobre el metal del fusil.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

vagaba por internet (ha sido una larga noche de insomnio) y me encontré con tu blog, me gusta como escribes, siempre es bueno encontrar algo interesante que leer. Aveces también escribo, no me atrevería a decir si bien o mal, de todos modos, son términos demasiado vagos. Bueno, si lees esto: gracias.

Iván dijo...

El primer disco que compré en mi vida fue ése (From the muddy...). Sensual tu poema...

Anónimo dijo...

Petra be back!