6 de diciembre de 2008

Mi nombre es Dios

I
Un guiso de proporciones nobles y exquisitas
disolviéndose entre vidrios y porcelana
perdiendo sus formas, vistiéndose de efluvios violadores
yo me siento y observo
con los improbables hierros listos
para agujerear, perforar, decorar
a los cuerpos que osen acercarse

No te conozco
pero te odio

II
Todos mis líquidos internos
comienzan a ebullir en sentido horario
me quemo desde la boca
desde vos y hacia vos
risa de caballo mancado
en la habitación de un hospital

Estoy cansada de parir
de abrir las piernas, de expulsar
pulpos rojos, materias grises
puñados de tierra y cueros de serpiente

III
Se acerca el momento de la extinción
pero las cuerdas rojas
siguen atándome al silencio
es demasiado triste
quizás
tal vez
no lo sé

6 comentarios:

Muzza dijo...

.

Petra von Feuer dijo...

Ah, sí. Ahora que lo noto, le faltaba el punto final. Pero bueno, así lo hacemos un poco más interactivo.

GradoCero dijo...

II y III, propulsores.

el_iluso_careta dijo...

me gustó, volveré y seré comentario...

p.d. alvarez dijo...

permítanme quedarme con

"no te conozco, pero te odio".

tal vez la frase que resuma a muchas de mis relaciones.

Mike dijo...

Encontraste un reactivo!