9 de octubre de 2007

Hermanos Marx - Groucho y Chico, abogados (Fragmento)

Chico: No tengo billetes, no tengo nada, no me paga usted nunca y quiero mi dinero, jefe.

Groucho: ¿Que quiere su dinero? Querrá usted decir mi dinero.

Chico: Mr. Flywheel, me debe usted trescientos dólares y los voy a cobrar.

Groucho: De acuerdo, vamos a ver cuánto tengo. Cincuenta, sesenta, ochenta, ochenta y cinco, noventa, un dólar...Pues no. No tengo más que un dólar.

Chico: Está bien. Lo tomo.

Groucho: Lo siento, Ravelli, pero resulta que es el monedero de Miss Dimple. Le diré lo que vamos a hacer. No tengo los trescientos dólares, así que le regalo el negocio y yo trabajaré para usted.

Chico: ¿Que trabajará usted para mí? ¿Y cómo le voy a pagar el sueldo?

Groucho: Verá, en cuanto usted me deba trescientos dólares, me devuelve el negocio, y luego vuelve a trabajar para mí.

Chico: De acuerdo. Tendremos que poner mi nombre en la puerta.

Groucho: ¡Es usted un magnífico hombre de negocios, Ravelli! Cuesta dos dólares cambiar el nombre de la puerta pero el suyo lo podemos cambiar por nada. Vamos a ver...Flywheel, Shyster y Flywheel. Yo soy los dos Flywheels y Shyster no pertenece a la empresa.

Chico: Entonces, ¿por qué está ahí su nombre?

Groucho: Verá, Shyster se escapó con mi mujer, y yo puse su nombre en la puerta en señal de gratitud. Oiga: ¿por qué no usa usted el nombre de Shyster?

Chico: Muy bien, me cambio el nombre. De ahora en adelante seré Shyster Ravelli.

1 comentario:

German dijo...

Jajajaja. Es un geeeeeenioooo.